La limpieza tras finalizar una obra y/o reforma es clave para poder ver los resultados del hogar, comercio o local reformado y puede suponer una importante inversión no sólo de tiempo sino de dinero. Muchos responsables de gremios ya advierten de que el llamado polvo de obra puede permanecer hasta pasados seis meses.

Qué puedes hacer tú:

La opción más económica de limpieza es hacerlo uno mismo, y si has elegido esta opción, a continuación te ofrecemos 10 consejos claves para limpiar después de una obra:

  1. Lo primero que se debe tener en cuenta es la ventilación, ya que es probable que el lugar esté plagado de olores penetrantes como a yeso, pegamento, cola industrial y diversos productos químicos. Por esto lo primero que se debe hacer es abrir las entradas de aire fresco, para dejar respirar la zona y que no se concentren los olores.
  2. Otro preparativo a tener en cuenta es la recogida de cualquier elemento que pueda obstaculizar la labora y significar un riesgo para quien limpia. Es por esto que sólo se debe hacer la limpieza de final de obra cuando la zona esté libre de escombros, materiales de obra, herramientas, etc.
  3. Las paredes y el techo suelen acumular polvo. Para limpiarlos se debe utilizar una mopa húmeda, para que las partículas del polvo no se depositen nuevamente. Enjuaga la mopa y repite el proceso y asegúrate que siempre está bien escurrida.
  4. Si hay objetos de decoración, elimina el polvillo empleando una bayeta húmeda y bien escurrida pasándola sobre las superficies.
  5. Para limpiar los muebles o puertas de madera, lo mejor son los limpiadores jabonosos. Utiliza una bayeta o paño bien escurrido.
  6. El suelo es donde más se acumula polvo después de una obra. Para limpiarlo no es nada recomendable utilizar escoba, pues esta solo removerá el polvo, que posteriormente se asentará de nuevo. Lo ideal es utilizar una aspiradora con filtros potentes HEPA que se encargará de absorber todo el polvo sin dejar rastros de suciedad.
  7. Cuando utilices la aspiradora, lo recomendable es trabajar primero con el accesorio de escobilla para limpiar las partes altas como cornisas y ventanas, y poco a poco ir bajando, dejando de último suelos y alfombras.
  8. Si hay manchas de pintura o barniz aplica acetona sobre la mancha y, después, pasa una espátula para terminar de eliminarla. Si hay manchas de cemento o barro, moja un paño con algún producto desincrustante. Utiliza una espátula para terminar de eliminar las manchas. Si hay otro tipo de manchas, prueba con un paño con agua oxigenada y pásalo sobre la superficie con manchas.
  9. Tras eliminar el grueso de la suciedad acumulada, es el turno de realizar una limpieza habitual y de airear nuevamente la casa. Limpia los muebles y ventanas, friega el suelo, vuelve a pasar el aspirador y sobre todo ten paciencia. Lo más probable es que tengas que repetir todo el proceso varias veces hasta obtener el resultado deseado.

Si decides dejar el trabajo a los profesionales:

Si presientes que no podrás hacer correctamente la limpieza o quieres ahorrar tiempo y esfuerzo, lo mejor siempre es dejar el trabajo a expertos en limpieza como Contapem. La ventaja de esta opción, además del esfuerzo que ahorrarás, es que en la mayoría de los casos tras una sola sesión tendrás unos resultados excelentes gracias a que el trabajo es realizado por un equipo de varias personas y a la utilización de herramientas profesionales.

Además, los expertos se asegurarán de que sitios que muchas veces se escapan de la mente de las personas, como sumideros, entradas de aire, rejillas de ventilación y filtros de calefacción y aire acondicionado, entre otros, queden igual de limpios que las zonas más visibles.

Si quieres saber qué costaría realizar la limpieza de fin de obra de tu casa o de cualquier tipo de construcción, contáctanos sin compromiso escribiendo a info@contapem-facility.com.