La limpieza de espacios públicos y laborales es muy importante y ha adquirido especial relevancia en la actualidad debido a la situación sanitaria derivada del Covid-19. Las exigencias de esterilización en la mayoría de los casos vienen marcadas por las recomendaciones emitidas desde la Organización Mundial de la Salud y por la normativa de cada gobierno. En función de estos protocolos, se determinan diferentes métodos de desinfección específicos para cada situación en particular.

La desinfección es el proceso que se lleva a cabo para eliminar los microorganismos patógenos de las superficies y objetos, pero existen diferentes formas de desinfectar.

A continuación detallamos cuáles son los diferentes métodos físicos y químicos de desinfección, ya que actualmente los avances tecnológicos permiten utilizar desinfectantes específicos para cada tipo de situación.

En todos los casos, una eficiente limpieza pasa por una correcta desinfección y una posterior esterilización en los casos requeridos, para un correcto funcionamiento de determinados espacios de trabajo en los que necesariamente hay que mantener controlada la carga microbiana, como es el caso de la industria alimentaria, actividad sanitaria, laboratorios o industria farmacéutica, y bioquímica.

Para conseguir los mejores resultados es fundamental la formación del personal de limpieza, que debe saber cómo y cuándo utilizar cada procedimiento. Es por esto que es esencial contratar a una empresa profesional para realizar estas tareas.

Métodos físicos de desinfección

Estos métodos emplean, tal como su nombre lo indica, variable físicas como la temperatura para desinfectar:

Desinfección térmica

En este proceso se utiliza el calor como desinfectante. El funcionamiento de este mecanismo consiste en someter sustancias líquidas a altas temperaturas. Normalmente se mantiene el líquido a una temperatura de unos 65º durante un cuarto de hora para destruir patógenos.

La desinfección térmica también se utiliza para la ropa, mediante el planchado. La temperatura deberá ser de entre 100 y 150 º C durante 15 segundos.

Desinfección con radiaciones ultravioleta

Las lámparas de radiación ultravioleta también se pueden emplear como agente desinfectante. Si se aplica durante al menos 20 segundos sobre las superficies, la radiación ultravioleta mata la mayoría de patógenos aunque no elimina totalmente la carga microbiana por lo que no se considera un proceso de esterilización y su uso no es tan frecuente como el del resto de métodos de desinfección.

Desinfección con ultrasonido

Para realizar este tipo de desinfección se introduce el material en tanques llenos de desinfectante. Una vez dentro, se aplican ultrasonidos que hacen que el tanque vibre a gran velocidad, generando así pequeñas burbujas. Estas entran en contacto con los microorganismos presentes en los objetos a desinfectar y los eliminan.

La desinfección con ultrasonido no logra eliminar por completo la suciedad incrustada, no obstante se suele emplear como complemento a la limpieza manual aumentando así su efectividad.

Métodos químicos de desinfección

Este tipo de métodos son los que más se llevan a la práctica debido a que son mucho más usuales y fáciles de aplicar. El único inconveniente es que no garantizan la eliminación de los microorganismos al completo.

Podemos diferenciar dos tipologías diferentes de desinfectantes químicos en función de si queremos impedir la proliferación de microorganismos en seres vivos o en objetos. Si se trata de inhibir la proliferación en seres vivos, se emplearán antisépticos. Si por el contrario lo que queremos es desinfectar objetos inanimados, los productos que se utilizarán son asépticos.

Asépticos o desinfectantes

Este tipo de productos tienen el mismo objetivo que los antisépticos pero se usan para desinfectar objetos debido a la toxicidad que pueden suponer para los seres vivos. Se utilizan por lo tanto para limpiar superficies o material instrumental.

Su eficacia se basa en la concentración del desinfectante y del tiempo que se deje en contacto con la superficie. En función de su efectividad podemos diferenciar:

  • Desinfectantes de bajo nivel: eliminan muchas bacterias y hongos pero no son efectivos ni con esporas ni con virus.
  • Desinfectantes de nivel intermedio: eliminan bacterias, hongos y algunos virus pero no todos.
  • Desinfectantes de alto nivel: eliminan todo tipo de microorganismos. Para su uso es necesario disponer de buena ventilación y enjuagar bien los objetos y superficies ya que pueden resultar muy irritantes y tóxicos en su manejo.

Los principales grupos de desinfectantes empleados para la limpieza química se agrupan en cuatro bloques diferentes.

  • Alcoholes, aldehídos y fenoles: Son los más comunes y actúan sobre los microorganismos destruyendo la membrana celular.
  • Amoniacales: Son efectivos contra bacterias y algunos virus pero no reaccionan contra hongos.
  • Halógenos: Son efectivos contra la mayoría de bacterias, virus y hongos.
  • Oxidantes: Algunos de los oxidantes más utilizados son el peróxido de hidrógeno o el ozono. Se utilizan en concentraciones de entre el 10 y el 25% y el tiempo de contacto necesario es de 20 minutos.

Aunque en términos generales todos estos métodos de desinfección son efectivos, se debe tener en cuenta cuál es el uso y aplicación más adecuado para cada situación, así como la toxicidad que puedan suponer y las medidas de seguridad a tomar. Es por esto que es esencial confiar en profesionales como Contapem que aseguren la uilización de material de calidad y un servicio prestado por profesionales.

Esterilización

Es el proceso con el que se consigue eliminar prácticamente todo tipo de microorganismos, con una probabilidad de llegar a encontrar como mucho, un microorganismo vivo entre 1.000.000.

La esterilización es un procedimiento que produce efectos irreversibles y la muerte celular de todo tipo de patógenos.

Los procedimientos de esterilización pueden ser físicos o químicos.

  1. Métodos físicos de esterilización
  • Esterilización por calor húmedo. Se realiza en autoclaves que generan presión y vapor saturado. Se trata de un método totalmente fiable por su potencial de penetración en las materias, en función del tiempo de exposición, además de ser un procedimiento económico, presentando únicamente el inconveniente de no ser válido para los tratamientos de algunas materias que no admiten mucho calor o humedad.
  • Esterilización por calor seco. Se realiza por medio de hornos que generan aire a altas temperaturas, y en el proceso se maneja tiempo de exposición, y temperatura.
  • Esterilización por Rayos gama. Se realiza mediante radiación ionizante que penetra profundamente, y éste tipo de procesos se obtienen desde fuentes de cobalto que no dejan residuos radiactivos en los materiales tratados. Se trata de métodos de desinfección y esterilización muy técnica que sólo se realiza en plantas especializadas en estos procedimientos.
  • Esterilización química. Entre los químicos más utilizados están glutaraldehidos, ácido peracético, peróxido de hidrógeno y alcoholes en distintas concentraciones. La esterilización con productos químicos se puede realizar con elementos y compuestos en estado líquido desinfectante o gaseoso, en éste último caso entre los más utilizados está el vapor de peróxido de hidrógeno. También existe otro método dentro de la esterilización con productos químicos mediante procesos mecánicos en los que se realiza una esterilización por filtración para atrapar mediante distintas etapas determinados tipos de microorganismos.

En Contapem somos expertos de la limpieza y nuestros trabajadores son profesionales 100% dados de alta en la Seguridad Social, con amplios conocimientos sobre su labor, que permiten ofrecer un servicio de calidad y reducir los riesgos laborales asociados a la limpieza.

Para más información y presupuestos, contáctenos a info@contapem-facility.com.